Sí hace años Robert Parker, denominado gurú de la enología, calificó con un 98 sobre 100 puntos, a su Pingus 1995, ahora, al Pingus 2004 le considera como la perfección hecho vino, otorgándole la mayor puntuación que le puede dar 100 puntos.

Peter Sisseck, dueño de la Bodega Pingus, ha recibido muy bien esta noticia, aunque comenta, que si pensamos que con ésta puntuación van a dar más publicidad al vino y se va a vender más, estamos muy equivocados ya que tiene vendida toda la producción desde hace mucho tiempo.

Hay que tener en cuenta que Robert Parker ha concedido la máxima puntuación solamente a sesenta vinos en los veinte últimos años, y a cinco españoles, entre ellos el Pingus 2004.

Si el Pingus 2004 ha recibido 100 puntos no sabe qué ocurrirá con el 2005 y 2006, ya que incluso son mejores, ha comentado el enólogo.

Todos los vinos que elabora son bendecidos por la crítica y se sitúan entre los más deseados del panorama internacional y dicen que éste danés es el Rey Midas de la Ribera del Duero, ya que todo lo que hace se lo quitan de las manos, a precio de oro, ya que sus vinos se pagan a un precio entre los 100 a los 1500€ la botella.


Para el Pingus 2004 se vendimiaron las uvas a finales de septiembre, tras un mes sin lluvia muy bueno. Las uvas proceden de las 4,15 hectáreas de los pagos Parroso y San Cristóbal, este último de sólo 1,2 hectáreas, con viñas de 70 años y producciones casi ridículas.

La selección de las uvas se realizó como siempre a mano en viña y en mesa a pie de bodega, realizando posteriormente la fermentación maloláctica y la crianza en barricas nuevas de roble francés.

Pingus 2004 viene más potente y concentrado de lo que ya suele ser, y con mucha frescura, equilibrio y finura.

Peter Sisseck, nació en 1962 en Copenhague, y estudió en la Universidad de Burdeos y trabajó durante varios años en bodegas importantes de la zona.

Más tarde, junto con su tío, Peter-Vinding-Diers, inició lo que se conoce como “nueva ola” de los vinos blancos de Burdeos.

Desarrolló su trabajo en California y, más recientemente, en nuestro país, donde ha prestado sus servicios como enólogo y asesor en Hacienda Monasterio.

Desde el año 1999 también lleva la dirección técnica de Celler Mas Gil (Clos d’Agon), en el Emporda.

También te puede gustar