Devorar Segovia a la luz de la luna

Este pasado fin de semana, como acto de apoyo a la candidatura de Segovia como capital cultural europea 2016, se ha instalado al lado del Acueducto una maqueta comestible de 24 metros cuadros del casco histórico y de los principales monumentos de esta ciudad Patrimonio de la Humanidad.

maqueta comestible de Segovia

El menú que degustaron estos privilegiados estaba compuesto por un Acueducto hecho de hojaldres de cochinillo confitado; un Alcázar de bizcocho recubierto de merengue, con la cubierta de mermelada de frambuesa; la Catedral, también de bizcocho, pero esta vez recubierto de masa quebrada y dulces por vidrieras. La iglesia de San Andrés, en honor a la típica tajada de la olla, estaba construida con mini-chorizos y tajadas; el barrio de la judería a base de tostas de berenjena y cordero con verduritas de la huerta del Rey…

También se pudo degustar una casa de la moneda (Ceca) dulce y rellena de monedas de chocolate; la iglesia de San Juan de los Caballeros elaborada con oreja de cerdo y su gelatina y pimiento morrón;  un pastel de cabracho recubierto de zanahoria se convirtió en el Ayuntamiento de la ciudad. La pérgola que hay instalada en la Plaza Mayor era una gran loncha de chorizo de Cantimpalos, etc.

Las murallas de la ciudad elaboradas con gofres, las calles de mazapán con farolas de gominolas o chupa chups…¡Nada escapó al detalle de los cocineros-arquitectos!

Y nada quedó de esa ciudad comestible, bueno si, la satisfacción de los verdaderos protagonistas de este evento, los 130 responsables de realizar una Segovia de carne y “hueso”.

Más información y vídeo: nortedecastilla.es

También te puede gustar