El año pasado, bueno el anterior, nos quedamos con las ganas de probar el “famoso” Capón Cascajares.

Capón de Cascajares. Fácil, comodo y rápido

Este año, mejor dicho el pasado, encargamos por el mes de noviembre un “Capón Cascajares” directamente a la empresa que los elabora en Palencia. Podíamos elegir, entre dos fechas, el día de entrega en nuestra propia casa. En nuestro caso fue el día 17 de diciembre.

Recibimos una caja grande, considerable, vamos de asustar. Dentro había otra caja de poliespan que guardaba en su interior el capón asado, una bolsa con un litro de salsa y otra de frío.

Guardamos el capón en un sitio fresco hasta el día elegido para su degustación, el 1 de enero de 2009. Seguimos las instrucciones que nos indicaba la propia empresa en la caja.

Sacar el capón, cortarle los muslos y las alas y el resto hacer rebanadas de un centímetro de ancho, más o menos, y colocarlas en una fuente o bandeja de horno.

Echar por encima la gelatina que crea el propio capón en su envase y la salsa que viene aparte.

Introducir la bandeja o fuente media hora en el horno a 200º y servir acompañado, si se quiere, de unas manzanas asadas.

Lo curioso es que los filetes del capón, una vez calientes, habían “crecido”. Con lo cual, las 10 o 12 raciones que teníamos previstas hubieran servido para alimentar a 15 personas en la mesa, ya que nos sobró.

Teníamos la “cosa” de que al ser un alimento pre-cocinado no nos iba a gustar, pero la sorpresa fue, al contrario de lo que pensábamos, gustó a todos en general (quitando a los niños pequeños).

Una carne jugosa, apta para celíacos, rica en mezclas y sabores: piñones, orejones, foie. Acompañada de una dulce salsa de albaricoques que potencia el capón en el paladar…

El Capón Cascajares tiene un precio de 98 euros (gastos de envío incluidos), puede parecer algo caro, pero si lo comparamos con el precio de preparar una “buena” comida para 10 o 12 comensales, al final nos damos cuenta de que ha merecido la pena hacerse con uno de estos deliciosos capones.

En fin que sin duda alguna el año que viene repetimos.

Lo malo de esto es que no te puedes esperar a comprar el Capón Cascajares el último día ya que “vuelan” de las tiendas gourmet.

También te puede gustar