En verano nos apetecen platos a base de alimentos frescos como gazpachos, cremas frías, verduras y hortalizas y otras elaboraciones en las que apenas es necesario cocinar, como las ensaladas.

A la hora de preparar una ensalada podemos hacerlo “fácil” o “complicarnos la vida”. Particularmente nos gustan más las recetas de ensaladas sencillas, esas que se preparan en un periquete, aunque no decimos que no a una ensalada “más refinada”. No es el caso de la receta que os proponemos hoy “Ensalada de garbanzos con pulpo y salicornia”. Una propuesta que, aunque pueda parecer lo contrario, es sencilla, rápida y económica.
Ensalada de garbanzos con pulpo y salicornia

Las legumbres, en este caso los garbanzos, son un ingrediente muy presente en la dieta mediterránea que solemos asociar con los meses fríos. Aunque poco a poco las tomamos también con el buen tiempo en elaboraciones templadas o frías.

En nuestra despensa no suele faltar un bote de legumbres en conserva, da igual que sea de garbanzos, lentejas o alubias. Un ingrediente que nos puede sacar de un apuro de forma rápida y segura.

Ensalada de garbanzos con pulpo y salicornia

Ensalada de garbanzos con pulpo y salicornia
Ensalada de garbanzos con pulpo y salicornia
Votos: 2
Valoración: 4.5
Tú:
¡Puntúa esta receta!
Imprimir receta
Ensalada de garbanzos con pulpo y salicornia. Una propuesta que, aunque pueda parecer lo contrario, es sencilla, rápida y económica.
Raciones
4 personas
Raciones
4 personas
Ensalada de garbanzos con pulpo y salicornia
Ensalada de garbanzos con pulpo y salicornia
Votos: 2
Valoración: 4.5
Tú:
¡Puntúa esta receta!
Imprimir receta
Ensalada de garbanzos con pulpo y salicornia. Una propuesta que, aunque pueda parecer lo contrario, es sencilla, rápida y económica.
Raciones
4 personas
Raciones
4 personas
Ingredientes
Instrucciones
  1. Lavamos bajo el agua del grifo hasta ver que no aparece "espumilla" del agua de la conserva.
  2. Dejamos escurrir mientras cortamos el pulpo cocido en trozos no muy grandes.
  3. El pulpo cocido no es necesario que sea una pata de las buenas, de esas que están tan ricas preparadas a la parrilla o a la gallega. La mejor opción es comprar un pack de pulpo cocido que encontramos en la zona de refrigerados del súper, en el cual vienen dos o tres patas pequeñas de pulpo cocido.
  4. Cuando tengamos el pulpo cocido y los garbanzos escurridos, salteamos en una sartén la salicornia con la mantequilla. No es necesario que se fría. En menos de un minuto, sin dejar de saltear la sartén, tendremos hecha la salicornia.
  5. Podemos echar la salicornia en crudo, pero está mejor salteada o cocida, ya que de esta forma pierde ese amargor que encontramos en "fresco".
  6. Echamos todos los ingredientes en una ensaladera y aderezamos con el aceite y el vinagre. Mezclamos suavemente.
  7. Sal no he echado, ya que la salicornia tiene un punto de salazón alto. Por eso os he puesto en la lista de ingredientes la sal a "vuestro gusto".
  8. Probar la ensalada, si la notáis algo sosa, rectificáis...
Notas de la receta

Las legumbres cocidas en conserva, si van en guisos calientes, no es necesario lavarlas. De hecho aprovechamos su jugo en la cocción. Aunque si las vamos a tomar tal cual, como en esta ocasión, lo recomendable es que se laven para evitar sabores “extraños”.

La salicornia, al tratarse de un ingrediente un tanto especial y difícil de conseguir depende de la zona donde viváis, se puede sustituir por hojas de hierbas aromáticas frescas como albahaca, tomillo, yerbabuena, salvia... Y también se puede cambiar por hojas de rúcula, brotes de lechuga tiernos, etc.


También te puede gustar