Pudin de cruasán
Ingredientes
Instrucciones
  1. Lo primero de todo será poner a precalentar el horno a 200º. Introducimos una fuente de horno con un par de centímetros de agua, para que se vaya calentando.
  2. Preparamos el caramelo echando las seis cucharadas de azúcar y dos de agua en un cazo os sartén. Llevamos al fuego y esperamos a que se nos haga un caramelo rubio. Cuidado con que no se nos queme el caramelo. Si es así tendremos que hacer el proceso de nuevo si no queremos un pudin amargo.
  3. Cuando tengamos el caramelo listo, vertemos sobre un molde alargado de unos 20 centímetros de largo.
  4. Repartimos el caramelo bien por toda la base. Mientras se enfría y endurece, unos cinco minutos más o menos, preparamos la masa del pudin.
  5. Echamos en un bol la leche con el azúcar, los huevos, los cruasanes y las semillas de la vaina de la vainilla. Esto último lo haremos abriendo longitudinalmente la vainilla por la mitad. Raspamos su interior con la punta de un cuchillo o una cuchara pequeña para sacar las semillas.
  6. Trituramos con la ayuda de una batidora
  7. Vertemos esta mezcla en el molde.
  8. Introducimos el molde sobre la fuente que teníamos con agua en el horno. Bajamos la temperatura a 180º y horneamos durante 50 minutos, aproximadamente, o hasta que se cuaje por completo el pudin.
  9. Una vez esté hecho el pudin de cruasanes, sacamos del horno. Dejamos enfriar por completo, mínimo tres horas, antes de desmoldar.
  10. Personalmente los pudines, al igual que los flanes, me gustan que estén “reposados”. Es decir, de un día para otro. Por esto cuando, una vez hecho, frío, y sin desmoldar, lo tapamos con papel film y guardamos en la nevera.
  11. Antes de servir desmoldamos sobre una fuente o bandeja de presentación que tenga rebordes, ya que el molde contiene caramelo líquido y no queremos que se nos desparrame sobre la encimera o la mesa.
  12. Servimos y degustamos.
  13. Podemos acompañar el Puding de croissant con helado, nata o fruta fresca.