Sargo al horno

El sargo, cuyo nombre científico es “Diplodus sargus”, es un pescado que llama la atención.

Fresco, resplandeciente, casi diríamos que brillante (es pariente de las doradas, de hecho los ejemplares más pequeños se pueden confundir éstas), de carne blanca y sabor muy marcado y delicado, ya que su alimentación es básicamente de moluscos y marisco, gambas, mejillones, erizos de mar y percebes.
Sargo al horno

Y si esta es su alimentación, te puedes hacer una pequeña idea de cómo puede ser su sabor.

El sargo en la cocina

El sargo se puede preparar de diversas maneras, aunque las más sencillas son las que mejor le van.

Dependiendo de cómo vayamos a cocinarlo lo podemos comprar limpio entero, es decir, sin escamas y eviscerado, pero de una pieza.

También nos lo pueden preparar para hacerlo “a la espalda”, es decir, una vez limpio y eviscerado, abierto a la mitad en forma de libro.

Y si prefieres el pescado más limpio aún puedes pedir que te saquen los lomos, como en cualquier otro pescado, de este modo solo tendríamos la carne limpia de espinas y pieles.

Para esta receta nosotros preferimos el sargo entero, limpio y eviscerado. Eso sí, pedimos en la pescadería que nos dejasen la cola, y no por motivos culinarios, más bien estéticos, ya que el resultado final queda mucho mejor, visualmente.

Sargo al horno
Sargo al horno
Votos: 2
Valoración: 4.5
Tú:
¡Puntúa esta receta!
Imprimir receta
Para disfrutar plenamente del sabor del sargo debemos optar por recetas que no "enmascaren" al protagonista, nosotros optamos por cocinar este pescado, y muchos otros, de la manera más sencilla como es el Sargo al horno, acompañado por unas patatas panadera y pimientos verdes fritos.
Raciones Tiempo de preparación
4 personas 30 minutos
Tiempo de cocción
20 minutos
Raciones Tiempo de preparación
4 personas 30 minutos
Tiempo de cocción
20 minutos
Sargo al horno
Sargo al horno
Votos: 2
Valoración: 4.5
Tú:
¡Puntúa esta receta!
Imprimir receta
Para disfrutar plenamente del sabor del sargo debemos optar por recetas que no "enmascaren" al protagonista, nosotros optamos por cocinar este pescado, y muchos otros, de la manera más sencilla como es el Sargo al horno, acompañado por unas patatas panadera y pimientos verdes fritos.
Raciones Tiempo de preparación
4 personas 30 minutos
Tiempo de cocción
20 minutos
Raciones Tiempo de preparación
4 personas 30 minutos
Tiempo de cocción
20 minutos
Ingredientes
Instrucciones
  1. Pelamos la cebolla y las patatas. Limpiamos con un paño limpio las segundas y cortamos en rodajas de unos tres milímetros.
  2. Cortamos a la mitad la cebolla y cada mitad en juliana.
  3. Lavamos y cortamos en tiras los pimientos verdes.
  4. Podemos elaborar las verduras por separado, algo más engorroso, o en conjunto. Nosotros optamos por esto último.
  5. Para ello vertemos cuatro cucharadas de aceite virgen extra en la base de una sartén honda. Llevamos a fuego medio-alto, en cuanto empiece a humear, vertemos con mucho cuidado las verduras, sazonamos a nuestro gusto, mezclamos suavemente, tapamos la sartén y dejamos hacer durante diez-quince minutos a fuego muy suave. Removiendo suavemente de vez en cuando para que no se nos "agarren" las patatas.
  6. Mientras se pochan las verduras, ponemos a precalentar el horno a 200º y lavamos y sazonamos el sargo tanto por su interior como exterior.
  7. Pasado el tiempo vertemos las verduras en una fuente apta para horno, comprobamos el punto de sal de la patata, si hiciera falta rectificar añadiríamos un poco más de sal.
  8. Vertemos el vino blanco y colocamos el sargo sobre ellas.
  9. Introducimos en el interior del horno y asamos durante 20 minutos, más o menos, dependiendo del tamaño del sargo. A mayor peso, mayor tiempo de asado.
  10. Sacamos directamente sobre la mesa, servimos y degustamos.

También te puede gustar

Caballa al ajillo

La caballa o verdel es un pescado azul muy apreciado por su sabor y por la consistencia de su...

Almejas en salsa

La almeja de concha fina es un tipo de molusco que llama la atención visualmente. Este tipo de...

Lubina al horno rellena

Hacía mucho tiempo que no os mostrábamos una receta a base de Lubina. Y no será porque no...