yLz5zziyTr4

El que no ha cocinado con fuego, fuego o llama vista de verdad, no sabe realmente el poder calorífico que tiene. Un poder que nos ofrece las cocinas de gas natural y que no es posible obtener con otras del tipo vitrocerámicas o de inducción.

jordi cruz gas naturalAhora, con el paso del tiempo, recuerdo con mucho cariño y añoranza las tortillas de huevo que me hacía mi abuela en la lumbre. Una forma de cocinar casi imposible tener en nuestros días, que podemos sustituir, o más bien imitar, gracias a las cocinas de gas natural. Un tipo de cocción que se asocia a la cocina de siempre, a la de las familias, a la tradicional.

El que no ha cocinado con fuego, fuego o llama vista de verdad, no sabe realmente el poder calorífico que tiene. Cocinar con gas es un poder que no es posible obtener con las cocinas eléctricas, tipo vitrocerámicas o de inducción. Además de tener un precio más económico, respecto a otro tipos de cocina.

El calor instantáneo que se obtiene con las cocinas de gas natural nos permite freír rápidamente los ingredientes, creando una capa exterior en estos que impide que el aceite se impregne en ellos. Además se obtienen excelentes resultados en las carnes y pescados a la plancha, crujientes por fuera y jugosos por dentro.

La tradición manda, y nunca se olvida, de hecho ahora que todos los “gastro…” o “foodies” les ha dado por los platos de siempre, recetas tradicionales de nuestras madres o abuelas (cuanto se han perdido estos últimos años), la mayoría de diseñadores de las cocinas de restaurantes y establecimientos hosteleros están optando por las cocinas con el fuego o llama vista. El fuego de siempre pero más limpio, el fuego que ofrece gas natural.

También te puede gustar