Sopa de cebolla gratinada
Al igual que ocurre con nuestra “Sopa de Ajo”, la “Sopa de cebolla” francesa tiene su historia. Como ocurre con este tipo de recetas la sopa de cebolla tiene su origen en la necesidad. Necesidad de alimentarse con lo que había en la despensa. Platos humildes, sencillos, que han pasado de generación en generación convirtiéndose en la base donde se sustenta la cultura gastronómica de un país. Como os decimos elaboraciones preparadas con pocos alimentos que han llegado hasta nuestros días convertidos en platos emblemáticos, como ocurre con la “Soupe a l’oignon” francesa.
Raciones Tiempo de preparación
4personas 20minutos
Tiempo de cocción
40minutos
Raciones Tiempo de preparación
4personas 20minutos
Tiempo de cocción
40minutos
Ingredientes
Instrucciones
  1. Cortamos las cebollas en juliana fina.
  2. Introducimos en una cazuela junto con la mantequilla y el aceite de oliva.
  3. Salpimentamos a nuestro gusto y ponemos a fuego medio.
  4. Pochamos durante media hora, con la cazuela tapada, removiendo de vez en cuando para que no se nos queme la cebolla.
  5. Durante el pochado de la cebolla podemos conseguir una sopa de cebolla más “clara” u “oscura” dependiendo del grado de caramelizado que demos a la cebolla. Cuanto más oscuro nos quede, más color tendrá al final. Personalmente me gusta la Sopa de cebolla “dorada”, es decir, que no esté muy caramelizada. De este modo la sopa tendrá un gusto menos dulzón y con más matices. Pero como os decimos, esto es a vuestro gusto.
  6. Cuando tengamos la cebolla caramelizada, añadimos la cucharada de harina y rehogamos un par de minutos.
  7. Vertemos el caldo de pollo o agua, más una pastilla de caldo de carne, removemos suavemente y tapamos la cazuela.
  8. Dejamos cocer a fuego lento durante cuarenta minutos.
  9. En este tiempo freímos en una sartén el pan y reservamos.
  10. Rectificamos el punto de sal de la sopa de cebolla, si hiciera falta, y repartimos en cuatro cuencos aptos para el horno.
  11. Colocamos una rebanada de pan en cada cuenco y rallamos por encima el queso Emmenthal o Gruyére. El queso tiene que ser de uno de estos tipos concretamente, ya que aporta a la sopa el sabor típico de la sopa de cebolla francesa.
  12. Introducimos los cuencos en el horno, previamente precalentado a 200º, y gratinamos durante unos minutos.