Berenjenas rellenas de carne picada
Esta receta de berenjenas rellenas de carne picada, acompañada con una simple ensalada, puede ser un delicioso plato único. Una receta fácil de cocinar y de las que gustan a todo el mundo.
Raciones Tiempo de preparación
4personas 60minutos
Raciones Tiempo de preparación
4personas 60minutos
Ingredientes
Instrucciones
  1. Para comenzar la receta de Berenjenas rellenas de carne picada, lavamos y secamos las berenjenas.
  2. Cortamos por la mitad, a la larga, y efectuamos unos cortes profundos (sin llegar a cortar la piel) en la carne de la berenjena.
  3. Colocamos las mitades de la berenjena en una fuente, sazonamos y añadimos un hilo de aceite de oliva virgen extra.
  4. Introducimos la bandeja en la mitad del horno, que habremos precalentado previamente a 180º, y dejamos que se hagan las berenjenas durante 20 minutos.
  5. Pasado el tiempo sacamos la bandeja del horno y dejamos templar. Sacamos la carne de la berenjena con la ayuda de una cuchara, con la precaución de no dañar la piel que será nuestro “plato de presentación” de esta receta, escurrimos y picamos.
  6. Ponemos una sartén al fuego con tres cucharadas de aceite de oliva y pochamos en ella la cebolleta y el pimiento verde, picado finamente.
  7. Salpimentamos la carne picada de cerdo y la echamos en la sartén. Hacemos a fuego medio alto durante 5 minutos, removiendo de vez en cuando. Añadimos la carne de la berenjena, la cuchara pequeña de miel y una pizca de nuez moscada. Removemos suavemente hasta que se evapore la posible agua que pudiera  soltar la carne.
  8. Cuando veamos que está hecho todo el conjunto retiramos, rellenamos las mitades de la berenjena, cubrimos con una capa de queso rallado y aderezamos con un hilo de aceite de oliva y hierbas provenzales.
  9. Gratinamos en el horno 10 minutos a 170º.
  10. Sacamos las berenjenas rellenas de carne picada, repartimos en platos, servimos y degustamos.
  11. En nuestro caso hemos acompañado las berenjenas rellenas de carne picada con una reducción de vino de la Ribera del Duero. Para ello sólo tenemos que poner 300 ml.  de vino en un cazo, media corteza de naranja y tres cucharadas de azúcar.
  12. Removemos, ponemos al fuego y dejamos reducir hasta que se nos quede como una salsa tipo “caramelo” liquido.