La contradictoria información sobre el Aceite de Girasol.

Realmente pésima la gestión gubernamental con la crisis del girasol. Mala para las marcas, a las cuales ha metido en el mismo saco no dejándolas informar, y mala para los consumidores, que no saben el alcance real ni sus efectos.

Aceite de Girasol


Rubén Sánchez, portavoz de FACUA, ha criticado la actitud “contradictoria” del Ministerio de Sanidad y Consumo, que por un lado aseguró que la situación no supone un riesgo para la salud, pese a que por otro el director ejecutivo de la Agencia Española de Seguridad Alimentaria, José Ignacio Arranz, asegurase el viernes en la Cadena Ser que pudiera haber un riesgo de toxicidad crónica. “Al existir un determinado nivel de riesgo, está claro que la primera información del Ministerio no se ajustaba a la realidad“, ha afirmado Sánchez.

Paralelamente, Sánchez ha dicho que la aparición de una partida contaminada “pone de manifiesto que los controles no son suficientes a nivel europeo y tampoco los autocontroles que hacen las propias industrias”. Por tanto, FACUA cree que los Gobiernos europeos deben “reforzar los controles y las inspecciones de laboratorios” y no dejarlos en manos de las propias empresas.

La sola existencia de algún tipo de riesgo, según el portavoz, aconseja que no se consuma aceite de girasol “como medida de precaución y hasta que se sepa qué marcas pueden estar afectadas por la contaminación”. Por otra parte, el portavoz de FACUA ha considerado “inaceptable” que “las asociaciones de consumidores representativas no estemos en las tres redes de alerta: alimentaria, de medicamentos y de productos industriales”, algo que garantizaría “la transparencia hacia los que representamos los intereses de los consumidores”.

A su juicio, “es lamentable que el Ministerio de Sanidad no tomara contacto con nosotros y que hayamos recibido la información a través de los medios de comunicación”, lo que consideran “una falta de respeto a quienes representamos los intereses de los consumidores”. La nueva cúpula del Ministerio “debe darnos el papel que tenemos como agentes económicos y sociales y por nuestro papel en el mercado y ante los consumidores”, agregó Sánchez, quien asiste hoy en Sevilla al I Congreso de su organización.

Sánchez ha considerado “urgente que el Ministerio convoque a las asociaciones de consumidores para aclararnos los datos” de la alerta.

A las marcas no se las deja informar.

Ante la falta de información oficial, diversos fabricantes de aceite emitieron ayer sus propios comunicados explicando su relación, o su falta de ella, con las partidas contaminadas procedentes de Ucrania. La firma Koipesol intentó ayer publicar en prensa un anuncio en el que explicaba cómo identificar las botellas de aceite cuya materia prima procede de Ucrania, pero la empresa tuvo que retirar el anuncio por la tarde, a requerimiento del Ministerio de Sanidad.

Paralelamente, la compañía Acesur Grupo-Coosur ha asegurado en un comunicado que “todos nuestros productos, tanto de marca propia (Coosol, Coosol Premium y Guillénsol) como todos los producidos para terceros, son procedentes al 100% de producción nacional a través de nuestras instalaciones y extractoras de Tarancón (Cuenca)”.

Además, la empresa garantizó que el proceso de producción de sus aceites, “desde la recolección de las semillas de girasol hasta el producto envasado final”, está controlado, de forma, que estos productos no suponen un riesgo para la salud.

Además, la empresa productora de aceites Borges también se ha manifestado al respecto del aceite comercializado con la marca Borgesol, y todos los producidos para terceros, asegurando que cumplen todos los requisitos para ser consumidos sin ningún riesgo para la salud.

En su comunicado la compañía salió así al paso de la recomendación del Ministerio de Sanidad y Consumo de no consumir aceite de girasol, al haberse detectado un lote contaminado procedente de Ucrania. En este sentido, Borges insistió en que no ha importado ni aceite ni semilla procedente de este país durante toda la campaña. La marca precisó, finalmente, que elabora la totalidad del aceite de girasol que comercializa en su factoría de Tárrega (Lleida), por lo que está garantizado el control de todo su proceso industrial y comercial.

Via: Libertad Digital

También te puede gustar

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR