Hace un tiempo os comentamos en El Aderezo que el cocinero Paco Roncero tenía un nuevo proyecto para la ciudad de Madrid.

Estado Puro Las tapas de Paco Roncero

Bien ese proyecto lleva algo más de un mes en funcionamiento bajo el nombre de “Estado Puro: Las tapas de Paco Roncero” y está situado en el hotel NH Paseo del Prado, ubicado en la Plaza Cánovas del Castillo en Madrid, conocida popularmente como la Plaza de Neptuno, y tanto la decoración del espacio como la oferta gastronómica responden a la renovación creativa del tradicional bar de tapas.

El arte del tapeo es una de las costumbres más arraigada de nuestra cultura patria. Para un cocinero como Paco Roncero, que ensalza la cocina española a través de la innovación y la experimentación pero preservando siempre sus raíces, perfeccionar la consagrada tapa ha sido un objetivo de obligado cumplimiento que se muestra en todo su esplendor en su nuevo bar de tapas.

Con Estado Puro, se amplía la gran colaboración que Roncero mantiene con la cadena hotelera NH, que desde hace tres años le ha confiado la dirección del restaurante del Casino de Madrid.

El nuevo local de algo más de cien metros cuadrados con capacidad para cerca de 90 comensales es todo imaginación y diseño, no sólo en las tapas sino también en la decoración, en la que destacan como principales señas de identidad el techo abovedado completamente cubierto por 1.000 peinetas de color blanco y un amplio mural que rememora las imágenes publicitarias de mediados del siglo XX.

Estado Puro también dispone de una amplia terraza en la que se ha colocado un árbol rodeado por una gran jardinera en la que se han plantado lechugas, pepinos y tomates.

Estado Puro Las tapas de Paco Roncero

La carta del restaurante incluye una amplia variedad de tapas frías y calientes, bocadillos, tostas, ensaladas, algunos postres y, para los más hambrientos, raciones de arroz, carne y pescado.

Sobre la mesa, los típicos tigres o las patatas ali-oli aparecen sometidos a nuevos y espectaculares formatos, igual que las croquetas de jamón, los callos a la madrileña, el “mini burguer” con mostaza a la antigua o el típico bocadillo de chorizo, versión Paco Roncero.

Los platos están basados en la calidad del producto y en ingredientes tradicionales, aderezados como no podía ser menos, con el toque creativo del propio cocinero y su mano “ejecutora” en este proyecto, el chef, Alfonso Castellano.

Las tapas y platos se sirven sobre pizarras y van arropados por una original vajilla que simula en cerámica los vasos y bolsitas de plástico de los puestos de buñuelos del Madrid más castizo.

Estado Puro Las tapas de Paco Roncero
Y como de comer no sólo se vive, para acompañar el tapeo, una más que correcta carta de vinos nacionales servidos por copas, cavas y cervezas.

Una interesante alternativa culinaria en esta zona de Madrid donde cohabitan tanta cultura en forma de Museos, también llamado Paseo del Arte.

Por cierto, la barra del local, de mármol blanco en bruto, esconde una zona de “show cooking” y productos frescos así como también un expositor de merchandising que incluye camisetas, delantales, peinetas iguales que las que cubren el techo, libros de Paco Roncero (El agua en la gastronomía del siglo XXI, Bocadillos y ensaladas, Tapas del siglo XXI, etc.), aunque si no queremos comprar algo de todo esto como suvenir, siempre podemos hacernos con las salsas (brava, pesto, alioli, etc.) que emplean en las tapas y que nos venden envasadas para llevar.

Vía: restauracionnews.com

También te puede gustar

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR