Hoy se ha presentado de manera oficial FINE, la I Feria Internacional de Enoturismo, que tendrá lugar los días 12 y 13 de febrero de 2020 en el recinto Feria de Valladolid.

La Feria Internacional de Enoturismo “FINE”, pretende ser desde su inicio una herramienta enfocada especialmente hacia el enoturista extranjero para ello la organización contempla un área de exposición dónde las bodegas, las grandes protagonistas del evento, estén arropadas por las entidades promotoras de territorios para entrar en contacto con compradores nacionales e internacionales y los profesionales previamente acreditados; un área de exposición comercial y de promoción, espacios de reuniones, transferencia de conocimiento y zonas para encuentros programados y espontáneos.

Cartel-FINE WINE TOURISM EXPO

FINE, Feria Internacional de Enoturismo

Esta misma mañana, en la Camara de Comercio de España, bodegas, touroperadores, agencias de viajes, asociaciones, rutas, países, etc. han asistido a la presentación donde se han dado a conocer las líneas de trabajo del proyecto, definido como un espacio de negocios en el que se fomenten las relaciones comerciales entre las regiones vitivinícolas de Europa y los principales mercados internacionales emisores de enoturistas.

FINE contará con la presencia de importantes bodegas de Castilla y León como son Abadía de Retuerta, Matarromera, Pago de Carraovejas, Protos e Yllera entre otras muchas. Además se han sumado bodegas de otras regiones vitivinicolas como Osborne, Montecillo, Osborne Toledo y Bodegas Mora, Enate, el grupo Marqués de Vargas con las bodegas Pazo de San Mauro y Conde de San Cristóbal, Dehesa de los Canónigos, Grupo Faustino con Bodegas Portia y Campillo, y la ruta enoturística Utiel-Requena.

Una vez definida la oferta expositiva, FINE trabaja en la figura del visitante profesional cuyo perfil es el de agentes que comercializan productos enoturísticos en los mercados nacionales e internacionales. Hasta esta fecha han confirmado su participación en la primera edición de FINE compradores procedentes de Portugal, Suecia, Holanda, Reino Unido, Suiza, Francia, Noruega y Estados Unidos, así como touroperadores y agencias de diferentes regiones españolas.

Enoturismo en Europa

El enoturismo, esta forma de turismo que aúna cultura, patrimonio, vino, gastronomía y experiencias, mantiene una clara línea ascendente. Según los datos de la Asociación Española de Ciudades del Vino, en 2018 las rutas del vino recibieron 3,2 millones de visitantes que generaron un impacto económico de 67 millones de euros. La mayoría de esos visitantes, el 73,8%, son españoles.

En España hay 28 rutas repartidas por once comunidades autónomas: Castilla y León cuenta con 7, Aragón con 4, Andalucía y Murcia con 3, dos en Cataluña, Comunidad Valenciana, País Vasco y La Rioja y una en Galicia, Extremadura y Navarra.

abadia-retuerta-le-domaine

Las bodegas y museos con mayor número de visitantes corresponden a las rutas del Vino y Brandy del Marco de Jerez, con más de 500.000, y la ruta del Vino y el Cava del Penedés con 486.000, respectivamente. A continuación, figuran Ribera del Duero, Empordà, Calatayud, Rioja Alta, Rioja Alavesa y Rías Baixas, con más de 100.000 enoturistas anuales.

La incidencia del enoturismo en los territorios donde se asientan bodegas, museos, restaurantes y alojamientos requiere, en opinión de los expertos, actuaciones coordinadas desde el ámbito público y privado para garantizar el éxito de un sector que conjuga tres pilares fundamentales en la economía del país: turismo, vino y gastronomía.

La Agencia de Desarrollo del Turismo francés cifró en diez millones el número de enoturistas en 2016 y de ellos el 42% eran extranjeros. El impacto económico se estima en más de 5.000 millones de euros. Las zonas más visitadas eran Burdeos, con un 18 por ciento del total, Champagne (17,2), Alsacia (16,9), Borgoña (16,2), Loira (13) y Valle del Ródano y Provenza con el 11,5 por ciento.

Las cifras de Italia, el segundo productor mundial de vino, sitúan en torno a 5 millones anuales el número de enoturistas extranjeros en sus 170 rutas. Valpolicella, Toscana, Barolo, Módena, Reggio Emilia… son algunos de los destinos enoturísticos del país.

Y Portugal ha anunciado inversiones por valor de 60 millones de euros en proyectos enoturísticos para el periodo 2019-2021, conscientes de que el principal motor del crecimiento del sector vitivinícola en el país será el turismo. En 2018 recibieron 2,5 millones de enoturistas, de los cuales un millón visitaron las bodegas de Oporto.

El post: FINE, Feria Internacional de Enoturismo en Valladolid, fue modificado por última vez el 5 septiembre, 2019 por Jesús García
También te puede gustar

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para generar estadísticas de audiencia y mostrar publicidad personalizada analizando tu navegación. Si sigues navegando estarás aceptando su uso. Más información .

ACEPTAR
Aviso de cookies